El trabajo no debería de ser tu prioridad

Cuando el trabajo está por encima de otras áreas de nuestra vida, definitivamente, estamos cabando nuestra propia tumba. Si tu mayor prioridad es tu trabajo, piénsalo dos veces.

¿En qué momento dejamos de buscar el equilibrio en la vida?

Tu familia, tu relación y sobre todo, tu bienestar, son más importantes que las horas que pasas sentado en el escritorio.

Tus seres queridos pueden fallecer mañana (no te lo deseo), pero es bueno concientizar y así darnos cuenta que la oportunidad de estar con ellos es única e irrepetible. Mientras que el trabajo es solo una obligación más. Siempre habrá nuevas vacantes y puestos que ocupar. 

Creer que podemos perderlo todo por no ir a trabajar… Es un miedo impuesto por alguien más.

Si tú sabes dónde deberías de poner tu atención, hazlo. Quizá te interese leer el artículo: Vivir el presente lo es todo.

Un café con mi Mamá
Procuro tomarme un café con mi Mamá, cada semana.

Desde que entré a trabajar nunca había pedido dos días de vacaciones juntos, solo una ocasión que me enfermé, preferí ocupar mis días de vacaciones que recibir un pago incompleto.

*Los primeros tres días de incapacidad por enfermedad general, la empresa donde trabajas debería de pagarlos, y a partir del cuarto día el Instituto Mexicano del Seguro Social pagará únicamente el 60% de tu salario diario – Fecha de esta información: 14/05/2024.

En fin, contra el sistema siempre perdemos. Como dijo Catón el Joven (un político romano) al emperador Julio César antes de iniciar una batalla: «la suerte está echada».

Esa historia es muy buena, yo la leí en el libro Como ser un estoico de Massimo Pigliucci.

Lo mismo te recomiendo para la vida laboral, no darte por vencido aunque todo parezca que está en tu contra. Si ya no hay nada que perder, pues vamos a luchar por todo.

Sigue buscando un trabajo que se adapte a tu estilo de vida, no al revés. Agota todas las posibilidades antes de dejar tu emprendimiento. Gánate ese aumento salarial y crece tu currículum para llegar a mejores lugares.

Comienza a definir (y decidir) la importancia del trabajo, así como las prioridades de tu vida. Pero por favor, no te olvides de lo que te hace bien.

Evan B.


Invierte tu dinero en este libro, es excelente. Aprenderás sobre el carácter, la fortaleza y el control de las emociones.

3 respuestas

  1. Creo fielmente que nadie debería trabajar donde se siente infeliz o como un esclavo. Por eso es bueno evaluar que queremos, a dónde vamos, ver todas las posibilidades y elegir la opción tal cual como mencionas; que se adapte mejor a tu estilo de vida. Y nunca de los nuncas descuidarte a ti mismo y los que más te importan.

    1. Totalmente. Agradezco tu comentario, Pefer.

      1. Por ahí dicen: No vivas para trabajar, trabaja para vivir.
        Y como bien dices el trabajo es una obligación más, pero hay que tener un equilibrio para no perdernos de nada de lo que tiene la vida.
        Así que a disfrutar más de nuestros seres queridos y de los compromisos importantes! Claro, no sin dejar de trabajar 😊

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *